Organizarse para el crecimiento

Dependiendo de cómo tengas estructurado tu negocio tendrás un camino de crecimiento u otro.

Este camino normalmente lo eliges cuando creas tu negocio y ya nunca más lo vuelves a replantear. Salvo alguna notable excepción que ha conseguido adaptarse a la nueva situación y salir adelante con éxito.

En la gran mayoría de los casos durante la creación y diseño de pequeños negocios no se paran a pensar previamente cómo lo van a estructurar y organizar. Piensan: -“Voy a ponerlo en marcha y luego ya veremos a ver cómo lo saco adelante. Iré tomando las decisiones sobre la marcha”.

(Siempre hay que tomar nuevas decisiones porque la vida, por suerte, nos depara cambios y sorpresas).

 

Pero tomar decisiones a ciegas no es lo más recomendable para acertar.

Estos nuevos dueños de negocios cuando piensan en cómo va a ser la estructura de su negocio, que no es algo que se elija de un día para otro sino que se va desarrollando con el propio diseño de la forma como quieren trabajar, suelen hacerlo con mentalidad cortoplacista y disponiendo las tareas de la forma que más comodas les resultan. De esta forma no ven el beneficio que puede tener elaborar una organización más compleja.

Este tipo de diseño comporta ahora un menor esfuerzo por su parte pero durante muchos años les va a acarrear muchas más horas de esfuerzo y de trabajo.

Leer más de esta entrada

Anuncios