Las empresas siempre tienen problemas

 

Esto pasa en todas las empresas, no sólo en la tuya.  No creas que el resto de las empresas viven en un jardín verde estupendísimo.  Incluso las más grandes, las multinacionales tienen problemas.  Problemas muy distintos a los tuyos claro, pero problemas al fin y al cabo.

La diferencia está en los que se remangan y se ponen a trabajar buscando soluciones; o los que echan la culpa a la crisis, al mercado, a la morosidad, o a un tuerto que le ha mirado mal.

En más del 95% los negocios pequeños el problema es siempre el mismo:  falta de liquidez, es decir, falta de dinero contante y sonante.

Sin dinero (o algún documento que puedas ceder y te acepten como compensación) no puedes pagar a tus proveedores; si dejas de pagar a tus proveedores éstos no te sirven sus productos; si no tienes productos no puedes atender las peticiones de tus clientes; si no puedes atender las peticiones de tus clientes no les puedes facturar; y si no facturas a tus clientes no puedes cobrar.  Resultado final:  tienes que cerrar el negocio.

Solución = AUMENTAR EL DINERO QUE TIENES

Leyendo la solución tan obvia pensarás que es de Perogruyo.  Y lo es, pero el 80% de los negocios que cierran antes de los dos años no deben haberse enterado de esta solución.

Leer más de esta entrada

Anuncios